En los últimos días, en los últimos meses entre noticias y vivencias propias y ajenas, pensando sobre tantas cosas creo que muchos hemos llegado a un mismo punto, a la misma pregunta : ¿Los malos siempre ganan? 

Quizás suena peliculero y exagerado pero al fin y al cabo es la realidad.
Nos encantaría que la vida fuera justa . Incluso hay momentos en los que llegamos a creer que lo es.
Pensamos que los buenos acaban consiguiendo cosas imposibles porque son buenos y lo merecen, que luchan y contra todo pronóstico hacen justicia. 
Nos imaginamos entonces al Jafar de turno revolviéndose en su rabia porque una vez más ha sido así,porque de nuevo ha ocurrido, de nuevo han vencido la lucha, el amor, la justicia. Pero el día a día nos muestra que estamos muy lejos de cualquier película de Disney. Los años evidencian que tanto en las cosa más superfluas como en las verdaderamente importantes muchas veces, quizás la mayoría, los malos acaban venciendo .
Terminan usando sus poderes para que si había una posibilidad de luz, de llegar a cosas bonitas, de ser felices, se borren.
Solo por el hecho de que ellos son los fuertes, solo porque han decidido que no sea así. Porque con una palabra, con un gesto, está en sus manos romper sueños.Y si, quizás pasado un tiempo se hace justicia, se reconocen los errores. Pero el daño está hecho, los días pasados  y las ilusiones rotas.

Hay corazones que han sufrido y  puede que no tengan oportunidad de curar sus heridas.

No dudamos que llegarán cosas buenas ,  quizás mejores . No dudamos que tendremos la ocasión  para demostrar que, como dijimos aquella vez, podíamos hacerlo. Que aunque no nos dejaron sabíamos el modo de alcanzarlo, el modo de ser felices.

No dudamos que cuanto mayor es la ilusión  mayor es la caída pero no dejaremos que el miedo a caer fuerte no nos deje subir alto, no dejaremos que nos impida volar .
Porque si de algo estamos seguros es de que algún día, Aladdin y Blancanieves serán los que nos envidien porque aquí, le pese a quién le pese, seremos nosotros los que si luchamos tengamos nuestro final feliz.
Seremos  los que aparezcamos en sus pantallas porque  sin alfombras mágicas ni enanitos, cuando los buenos lo merezcan, cuando el amor sea de verdad y la gente luche los sueños se cumplirán.