FullSizeRender

Dímelo tú.

Dime qué piensas, en qué piensas desde que te fuiste.

Cuéntame.

Dime si sigues anhelando los mismos sueños, si sigues despertándote a media noche con las mismas pesadillas. Esas que sólo se apagaban con un beso.

Ven y cuéntame si todos esos motivos por los que decidiste marcharte siguen siendo razones de peso.

Dime si sigues durmiendo doce horas los sábados, si aún desayunas para volverte a acostar. Con alguien.

Si sigues haciendo reír a carcajadas a quién sea que ahora te acompañe en el camino.  Yo aún sonrío recordándote, recordándonos.

A veces pienso en ella. A veces veo vuestras fotos y aún no puedo evitar ese nudo en la garganta que no me deja hablar. Ese nudo que,a veces, incluso agradezco.

Porque si fuera capaz de decir una palabra, te habría llamado un millón de veces preguntándote por qué.

Te juro que intento hacer memoria y recuento de las razones por las que nos rompimos.

No las encuentro.

Ahora te busco en cada rincón. En cada beso, en todos los abrazos.En nuestras canciones.

En todas las primeras veces siempre espero que ese alguien sea como tú.

Siempre tengo la esperanza de que me toque el corazón como sólo tú sabías hacer.

Como sé que nadie nunca conseguirá.

Ahora te busco. Siempre te quiero.