Deja que te sueñe…

No hagas ruido. No me despiertes.  Deja que siga soñando contigo, o sin ti.

Déjame darme cuenta de que es un sueño.  Para cerrar aún más fuerte los ojos. Y disfrutar.

Para hacer cosas que normalmente no me atrevo.

Déjame un ratito más. Que voy a robar algún beso. Y a preguntarle por qué.

Deja que siga soñando y déjame hablar dormida. Que sé que hay cosas que cuando me despierte no seré capaz de decir.

Déjame soñar y soñarte.

Aunque haya sueños que me dejen tocada.

Aunque después me pase el día intentando recordarlos una y otra vez.  Para que no se borren.  Para que parezcan de verdad.

Deja que sueñe. También despierta.

Déjame soñar.  Que me encanta esa sonrisa con la que me despierto después de encontrarme con los que sé que por aquí  ya no veré más…

Que no importa si me despierto llorando. Será de alegría

Déjame.  Que aún noto ese abrazo que imaginé tantas veces.  Te prometo que esta vez parecía de verdad. He vuelto a cerrar los ojos.  Para que no se acabe.

Deja que sueñe. Que mezcle personas e historias. Que me pierda. Que no sepa ni donde estoy

Que me despierte sin encontrar explicación.

Déjame perderme en esa mezcla de pasado y futuro. De lo que extraño y de lo que no quiero que vuelva. De los miedos e ilusiones.

Deja que pasee entre los recuerdos. Déjame bailando con los deseos.

Déjame que siga soñando. Que pronto dejará de ser un sueño.

Deja que siga soñando, que pronto los sueños se cumplirán.

image3-2