Se fue una tarde de junio

Dejando en trozos el corazón.

Se fue una tarde que recuerdo fría como el hielo

Se fue dejando a sabor a otoño.

A hojas que caen, a tonos marrones.

Se fue dejando sueños en la punta de la lengua.

Caricias en la punta de mis dedos.

Unos pies sin pasos que seguir.

Se fue sin más.

Una tarde de junio que me supo a diciembre.

A frío, a final. A volver a empezar.